Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

09-12-2016

Ventajas del mantenimiento informático para empresas

Muchas pequeñas, e incluso medianas, empresas no disponen de un informático en plantilla y suelen depositar la responsabilidad del mantenimiento informático de la empresa a cualquier trabajador de la misma con unos mínimos conocimientos. Esta decisión a la larga acaba siendo arriesgada y nada económica. Es recomendable externalizar este servicio a una empresa de informática especializada que aporte tranquilidad y seguridad. No en vano, los problemas informáticos y un parque informático desactualizado son una de las primeras causas de retrasos no previstos en la entrega de servicios y de disminución de la productividad.

Una de las opciones más recomendables para las pequeñas y medianas empresas que no disponen de servicios de IT propios, es la contratación del mantenimiento informático por horas. Ello suele revertir en aumentos de la productividad y reducción de costes de personal y otros costes fijos. El hecho de que las empresas de informática trabajan remotamente, sin la necesidad de desplazarse a la empresas en la mayor parte de los casos, aporta comodidad y flexibilidad a la empresa.

La prioridad del mantenimiento informático no es únicamente solventar los problemas que ocurren en el menor tiempo posible, sino en aportar soluciones, tanto a nivel de software como de hardware, que mejoren la productividad de la empresa, reducir costes y prevenir fallos que causan importantes pérdidas de tiempo. Mención aparte se merece el tema de la seguridad, que no valoramos nunca hasta que nos encontramos con un problema de difícil solución por no haber tomado las correspondientes medidas de seguridad preventivas que nos debe recomendar nuestra empresa de mantenimiento informático.

Los servicios de mantenimiento informático a nivel mensual acaba convirtiéndose en una opción económica, que ahorra tiempo, que no supone ataduras para la empresa y, sobretodo, que aporta tranquilidad. Por todo ello es una opción muy recomendable para aquellas empresas que no pueden o no desean tener un departamento de IT propio.