Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

16-06-2017

Redes cableadas


A día de hoy, la mayoría de empresas trabajan con sus equipos informáticos en red. Esto quiere decir, compartiendo recursos, como puede ser una impresora, el acceso a Internet, ficheros de ofimática, bases de datos, etc, etc… Pero esto no es sinónimo de que la red informática cableada se encuentre en buen estado o, más simple aún, esté bien montada. En pocas ocasiones solemos preguntar a nuestra empresa de mantenimiento informático por este tema. En proxyma acostumbramos a aconsejar a todos los clientes que inviertan en una buena red cableada. Son múltiples las ventajas que aporta: señal constante y sin cortes, hasta 10Gbps de ancho de banda, seguridad contra ataques externos, versatilidad a la hora montar equipos con conexión a red…

Cuando se tiene pensado cablear una oficina, son varios factores los que se deben tener en cuenta. Primero de todo y más importante: ubicación del cuarto de comunicaciones. Hay que buscar un sitio en el que centralizar las comunicaciones. Su ubicación no es que sea especialmente relevante, pero sí influirá en los metros de cables necesarios para llevar a cabo la instalación. Es también muy conveniente que la ubicación escogida disponga de algún tipo de aparato de refrigeración. Es cierto que la electrónica de red, por norma general, no genera mucha temperatura, pero es muy posible que esta ubicación se utilice también para alojar los servidores, y aquí el tema temperatura sí es muy importante.

Otro tema a tener en cuenta a la hora de cablear es la ubicación de los puestos de trabajo. Es más que conveniente disponer de un plano de las oficinas y decidir sobre plano donde irán los puestos de trabajo. Esto nos ayudará mucho a que, una vez la red quede montada, los puestos de trabajo se vean limpios de cables, ya que, con la previsión, hemos conseguido que las tomas queden los más cerca posible de los ordenadores.

Más cosas a tener en cuenta, hay que ser previsor y no quedarse corto en puntos. Muchos instaladores cuentan con un solo punto por puesto de trabajo. Desde proxyma aconsejamos siempre dos puntos por puesto de trabajo, como mínimo, cosa que nos ofrecerá mucha más flexibilidad en el futuro a la hora de ampliar puestos de trabajo o montar nuevos dispositivos.

Por último, y no menos importante, hay que tener en cuenta los puntos de red para las impresoras multifuncionales, que siempre quedan por ahí un poco más apartadas y podemos caer en el error de pasar por alto su conectividad. A parte de esto, es también recomendable dejar pasados puntos de reserva, bien localizados, para futuras ampliaciones, cámaras de vigilancias, puntos de acceso, etc, etc…